Hydroceanica: Ingeniería a los extremos